Mario Bravo 960 | 4862-0655
// Club La Nación sólo reservando por la página, sólo 2 entradas por tarjeta, cupos limitados. // Sub 30: menores de 30 años 50% de descuento en nuestras obras de teatro con DNI en boletería//     
Las Ramponi presentan: Myrian Cardozo y las Golondrinas del Monte .
 
Las Ramponi presentan “Myrian Cardozo y las golondrinas del monte”, un espectáculo de humor, teatro y música. Myrian, la joven promesa del folclore, llega a Buenos Aires para presentar su primer compact disc: “Grandes éxitos”. Acompañada por su asistente y “Las golondrinas del monte”, recorre un repertorio musical que va desde la chacarera y la zamba hasta el hip hop. A pesar de las constantes desprolijidades de sus compañeras, Myrian intenta sostener su tan soñado espectáculo. LAS RAMPONIFiorella Cominetti, Carolina Ferrer, Julieta Filipini y Clara Maydana.Las Ramponi es un grupo teatral compuesto por cuatro actrices y músicas que se constituye a través de la exploración y la búsqueda de un lenguaje propio. Concentran su trabajo dentro de los espacios de la "comicidad" (clown, bufón, comicidad física) y la música. Se formó en el año 2011 y desde entonces se dedican a la creación colectiva de sus materiales.
Actúan:
Fiorella Cominetti, Carolina Ferrer, Julieta Filipini y Clara Maydana 
Iluminación:
Fernando Chacoma 
Vestuario:
Agustina Filipini 
Sonido:
Leandro Peirano 
Producción audiovisual y diseño gráfico:
Luisiana Jacinto 
Idea, música original y dirección general:
Las Ramponi 
Prensa:
Varas Otero 
Página 12, sumplemento no.

LAS RAMPONI LA ROMPEN

Risa, purga, territorio

Con canciones bufonescas pero sólidas, el mix de mujeres artistas deja con ganas de más.

Si se tomaran una Manaos, un sifón de soda, un pingüino, una botella de tinto y unos panchos, y se los mezclara con colores y sonidos andinos y folclóricos, sumados a un tablón de madera con chicitos, un par de guirnaldas y un “chou” en vivo, el resultado sería una fiesta popular con ubicación incierta en cualquier club social del interior, o del noroeste argentino hacia arriba. Acá, sin embargo, las luces que alumbran las cejas tupidas y las polleras y camisolas andinas de Myrian Cardozo y las Golondrinas del Monte, un hilarante mix humorístico musical folclórico que componen Las Ramponi (Carolina Ferrer, Fiorella Cominetti, Clara Maydana y Julieta Filipini), son reflectores de un teatro porteño.

La propuesta de este grupo conformado hace cinco años, que llevó cuatro de proceso creativo compartido -“Defendemos el trabajo horizontal, colectivo y cooperativo”-, es como una descarga eléctrica que contagia alegría y ganas de bailar. La historia es simple: Myrian llega a la capital con sus Golondrinas del Monte e hilvanan una seguidilla de bagualas, chacareras y otros cantos andinos que descomponen las aventuras de la vida en su pueblo. El resultado, por las inflexiones humorísticas y una notable soltura de las cuatro, sumado a lo sólido de sus canciones, es una propuesta estridente que deja con ganas de más.

El modo de trabajo cooperativo de Las Ramponi es, probablemente, el sello distintivo que las enriquece. La creación está repartida entre fortalezas e improvisaciones individuales y colectivas: todas son multidisciplinarias, su formación va de la actuación a la música, la danza y diferentes variantes artísticas. Las Ramponi traen una noble vocación humorística en pleno malestar generalizado: “Nos interesa el potencial crítico y catártico del humor, pero aún estamos preguntándonos cómo lo definimos o cuál es ‘nuestro’ humor. Estamos probando continuamente: el clown, el bufón y el capocómico son herramientas que utilizamos pero no nos encasillamos, queremos poder meternos en todos los temas y territorios libremente”.

¿La suya es una búsqueda desde adentro hacia afuera?
-Queremos purgar nuestras miserias y reírnos de nosotras y de lo que los demás esperan de nosotras. La única certeza que tenemos hoy es que el humor nos hace bien, porque cada vez que actuamos terminamos un poco más felices.

Hay una delgada línea entre el elogio y la ridiculización de lo popular.
-Sabemos que hay riesgo de que estos personajes sean leídos como una parodia de lo popular, pero esa mirada no nos interesa. Nos enfrentamos a un nuevo proceso reflexivo y crítico que implica ajustar el material. Tenemos un amor brutal por estos personajes, ya que de alguna manera rescatan nuestras historias, historias entrerrianas, de provincia y del Chile marginal. Estos personajes son todo lo que no somos: simples, concretos, resuelven y siguen, se ríen de sus desgracias, son adolescentes llenas de vidas y sin complejos.

La Nación

El grupo que revoluciona la escena alternativa
Es el tercer año en que Las Ramponi hacen Myrian Cardozo y las Golondrinas del Monte

 

Después de su primera obra, que se llamó Cuando ya no importe, que -según ellas- "pasó sin pena ni gloria", terminó de formarse el elenco actual de Las Ramponi. En 2015, Fiorella Cominetti, Carolina Ferrer, Clara Maydana y Julieta Filipini dieron inicio a una obra que cada vez tiene mayor repercusión en el circuito off: Myrian Cardozo y las Golondrinas del Monte.

 
"No queríamos que el público llegara a una obra de teatro, sino a una fiesta, a un encuentro, a algo performático. Queríamos que viviera una experiencia distinta", confiesa Carolina Ferrer. Y ese primer objetivo se cumple desde que el espectador ingresa a la sala y recibe su número para la rifa que se llevará a cabo durante la función y se le anuncia que "no debe apagar su teléfono celular, puede hacer ruido con el papel del caramelo y puede sacar fotos cuando quiera".

Myrian Cardozo es una egocéntrica cantante de folklore que llega a Buenos Aires a presentar su primer disco de "grandes éxitos" para hacerse conocida. Llega con su asistente Evangelin y Las Golondrinas del Monte: dos instrumentistas que acompañan a la estrella en cada una de sus canciones. El repertorio va desde la zamba hasta la chacarera pasando por el rap y el hip hop. En esta especie de festival folklórico del subdesarrollo, el grupo canta y cuenta sobre las desventuras de su pueblo. En el intervalo invitan a los espectadores a subir al escenario para servirse un pancho, un vaso de vino y dialogar con los personajes hasta que arranca la segunda parte de esta cuasi peña.

 
Con mucha experiencia en el varieté, sus protagonistas saben adaptarse rápidamente a las diferentes situaciones y plantean una obra en constante mutación. "Es un espectáculo dinámico. Este formato teatral surgió gracias a lo que nosotras conocemos de nuestros lugares de origen, ya que la mayoría somos del interior", dice Clara, quien nació en Chajarí. Por su parte, Carolina es de José Mármol; Julieta, la única porteña, y Fiorella, chilena -"pero muy de la periferia", enseguida aclara-. "Muchas de las situaciones de la obra nos sucedieron en la vida real en nuestras ciudades."

La búsqueda creativa al momento de los primeros ensayos partió de las melodías que propuso Clara desde su guitarra. "A partir de ahí entre todas pensamos una letra para esa música y después vimos cómo convenía intervenir físicamente esa canción y nos largamos a improvisar. Igualmente nuestra idea era que cada una probara lo que quisiera desde un lugar muy impune en esa primera instancia de ensayos."

 
La obsesión por la perfección las incluye a las cuatro. "Es la necesidad de la excelencia. Queremos que la obra sea lo que nos imaginamos y no nos gusta conformarnos." Además se reconocen disciplinadas "dentro del caos necesario para la creatividad". Por eso se siguen reuniendo dos veces por semana para repasar algunas escenas y ponerse de acuerdo en cuestiones de producción, pero sobre todo "para comer una rica docena de facturas entre todas", revela una de ellas a carcajadas.

Después de dos temporadas en cartel, 2017 llegó con varias novedades: la incorporación de músicos invitados rotativos que en cada una de las funciones llegan para "serrucharle el piso a Myrian", Además, el lanzamiento del CD que incluye todas las canciones del espectáculo y que los espectadores pueden comprar a la salida, con un autógrafo de Myrian. Por estos días se presentarán en el FIT Cruz (Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz), que se realiza en Bolivia. A su regreso, Las Ramponi ya comenzarán a definir lo que será su próximo desafío teatral. "Nos gustaría cambiar el formato para lo que viene. Tal vez investigar el rubro del falso documental y el rock en todas sus variantes, que es algo que nos gusta mucho a las cuatro, pero todavía no está muy definido. Nuestros espectáculos siempre van a estar atravesados por el humor", aclara Fiorella.

DEJA TU COMENTARIO
camarin
Duración:
minutos.
Localidades:
general: $ 200
Jubilados: $ 200 (presentando acreditación)
Días y Horarios:
Sábado 21:00 hs.
No se permite el acceso a la sala una vez comenzada la función.